Usted está aquí

La obra de la semana #122

Adoración de los pastores
Viernes, 28 Diciembre, 2018

La obra de la semana es 'Adoración de los pastores' (1773), del pintor barroco italiano Carlo Giuseppe Ratti (1737-1795).

En esta escena intimista y llena de ternura, el pintor de la Liguria Carlo Giuseppe Ratti está representado el nacimiento de Jesús, el hijo de Dios según la doctrina cristiana, y la adoración al niño por parte de unos pastores que dormían al raso y fueron avisados ​​por un ángel que se les apareció para darles la buena nueva. Este ser celestial, acompañado por otras figuras aladas, sobrevuela y observa la escena desde las alturas. En el centro de la composición, María, la Virgen, alza la ropita que tapaba el niño para mostrarlo a los pastores, mientras que José, el padre, les presenta el recién nacido extendiendo ambos brazos con las manos abiertas hacia él . El pastor más cercano lleva un cordero, que según la tradición será uno de los regalos que los pastores ofrecerán al niño.

Carlo Giuseppe Ratti ha representado la adoración de los pastores en plena noche, un rato antes del amanecer que ya empieza a despuntar en el horizonte. Así, la escena es iluminada únicamente por la luz prodigiosa que desprende el niño Jesús y que lo identifica como hijo de Dios. La luz divina del niño enciende intensamente el rostro de María e ilumina el resto de personajes con un resplandor cálido y acogedor. Esta luz sobrenatural de Cristo no está inspirada en el Evangelio, sino en la visión que santa Brígida de Suecia tuvo en visitar Tierra Santa en 1370. A partir de ese momento comenzará a representarse Jesús rodeado de una luz resplandeciente. La ambientación nocturna de la escena comienza a ser habitual sobre todo en la época del barroco, en el que el nacimiento de Jesús en la noche permitirá al artista recrearse en un intenso y hermoso juego de claroscuros.

La adoración de los pastores al niño Jesús es el episodio de Navidad que aparece narrado de manera más extensa en el Evangelio de Lucas. Este texto describe todo el anuncio previo del ángel y la conversación que tiene con ellos, de ahí que en el arte románico y el primer gótico esta es la escena que aparece representada de manera más habitual. Será a partir del siglo XV, sobre todo, en que el momento de la adoración cogerá más protagonismo, haciendo pareja iconográfica con otro episodio navideño muy similar: la adoración de los Reyes.

Más información de la obra aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)