Usted está aquí

La obra de la semana #139

San Jorge
Miércoles, 17 Abril, 2019

La obra de la semana es 'San Jorge' (1856), del escultor Venanci Vallmitjana y Barbany (1828-1919). Con esta estatua os queremos desear una muy buena fiesta de San Jorge, patrón de Cataluña.

San Jorge fue un militar romano de origen legendario que según una antigua tradición murió martirizado en la actual Turquía a principios del siglo IV, Este santo caballero fue una figura muy popular entre la nobleza europea durante la Edad Media, por lo que varios países lo convirtieron en su protector. San Jorge es patrón de Cataluña desde 1456, cuando fue nombrado oficialmente por la Generalitat. Esta institución asumió como emblema del escudo del santo con la cruz roja y llenó su sede, el Palacio de la Generalidad, con representaciones de su figura. A partir del siglo XIX, con el movimiento de la Renaixença y la recuperación del pasado medieval catalán, San Jorge y su fiesta irán ganando cada vez más popularidad entre la ciudadanía.

La figura del santo que presentamos hoy fue modelada en barro en 1856 por Venanci Vallmitjana, uno de los escultores más importantes del siglo XIX en Cataluña, del que este año se conmemora el centenario de la muerte con varios actos englobados dentro del Año Vallmitjana . Junto con su hermano Agapit, con el que compartió taller durante muchos
años, Venanci jugó un papel fundamental en la renovación del lenguaje de la escultura catalana del ochocientos, dejando atrás la estética neoclásica en la que se había formado y apostando fuerte por un realismo detallista salpicado a veces con toques románticos.

Venanci Vallmitjana representó varias veces la figura de San Jorge a lo largo de su carrera. En la escultura que presentamos hoy, el santo adopta la iconografía con la que se hizo popular durante la Edad Media: a caballo y vestido con una armadura medieval, san Jorge blande la espada para matar al dragón que, según la leyenda, tenía atemorizada a toda una ciudad y estaba a punto de devorar a su princesa. La escultura destaca por la extraordinaria figura del caballo, que levanta las patas encima del dragón. La figura del santo, por el contrario, a pesar de estar bien moldeada, tiene un gesto rígido y poco enérgico.

Este Sant Jordi de Vallmitjana, de terracota y dimensiones modestas, podría haber servido de estudio o boceto para un encargo oficial. De hecho, sabemos que Agapit recibió el encargo de realizar un San Jorge para la reina Isabel II cuando ésta visitó su taller en 1861. Por otra parte, tanto la posición del caballo como la forma del dragón recuerdan bastante el san Jorge de yeso que Vallmitjana presentó al concurso que la Diputación de Barcelona convocó en 1866 para decorar la hornacina central del antiguo Palacio de la Generalitat, que entonces era la sede de la institución provincial. El ganador del concurso, sin embargo, fue Andreu Aleu, autor de la bella imagen que todavía se puede ver actualmente. La propuesta de Vallmitjana obtuvo el segundo premio y durante muchos años decoró la escalera del antiguo Palau del Lloctinent, entonces Archivo de la Corona de Aragón. Desgraciadamente, la estatua se acabó estropeando debido a la fragilidad del yeso, aunque se conservan varias fotografías.

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)