Usted está aquí

La obra de la semana #145

San Sebastián
Lunes, 3 Junio, 2019

La obra de la semana es 'San Sebastián' (hacia 1460), del escultor renacentista Andrea Bregno (1421-1506).

San Sebastián es uno de los mártires más conocidos y venerados del Cristianismo. Aunque su culto es muy antiguo y se remontaría al siglo IV, hay muy pocos datos ciertos sobre su vida y su leyenda hagiográfica se basa en unas actas de martirio redactadas tiempo después. Según estos textos, San Sebastián nació a mediados del siglo III en Narbona o en Milán y se convirtió en miembro del ejército romano, llegando a ocupar el cargo de oficial de la guardia imperial bajo el reinado del emperador Diocleciano. El santo se había convertido en secreto al cristianismo y comenzó a difundir esta fe entre los miembros del ejército. Cuando el emperador se enteró ordenó que lo ataran a un poste en medio del Campo de Marte para que sirviera de diana a los arqueros. Contra lo que habitualmente se cree, Sebastián sobrevivió milagrosamente a este castigo y fue curado de las heridas por la viuda Irene. Una vez curado, se presentó de nuevo ante Diocleciano, a quien reprochó su persecución contra los cristianos. El emperador ordenó que fuera apaleado hasta morir, provocando, esta vez sí, la muerte martirial del santo.

El culto a San Sebastián, inicialmente muy circunscrito a la península italiana, fue ganando popularidad en toda Europa durante las edades media y moderna debido a su gran fama de protector contra la peste. Las grandes epidemias que se vivieron en el mundo occidental a partir del siglo XIV hicieron que muchas poblaciones el proclamaran patrón o copatrón y le rindieran culto, sustituyendo en algunos casos el patronaje original.

La escultura que presentamos hoy es un ejemplo paradigmático de la representación de san Sebastián durante la época renacentista. La pieza, de madera policromada, nos muestra el cuerpo joven y hermoso del santo totalmente desnudo, cubierto sólo por un calzón corto y pegado al cuerpo. A lo largo de su anatomía, perfectamente representada, se pueden ver las diferentes heridas provocadas por las flechas, que hemos perdido. Esta escultura, procedente de la colección Plandiura, fue considerada durante muchos años una obra anónima procedente del centro o el norte de Italia. Últimamente se ha atribuido a Andrea Bregno, el mejor escultor del Quatroccento en Lombardía. El artista habría realizado la obra antes de su traslado a Roma en 1464, para trabajar a las órdenes de difentes papas.

La figura de San Sebastián se ha convertido en una de las imágenes más icónicas del Renacimiento, ya que su cuerpo sometido al martirio de las flechas sirvió de excusa a los artistas renacentistas para representar el desnudo masculino y su anatomía, a la manera de lo hacían los artistas clásicos con los dioses del Olimpo como Apolo. Últimamente, la figura joven y desnuda de San Sebastián se ha convertido también en un icono para la comunidad homosexual. Es por este motivo que la escultura que presentamos hoy ha sido elegida como imagen de las visitas temáticas 'Miradas insumisas. Lecturas de la colección en clave LGTBI ', que se realizarán en el museo a lo largo de este mes de junio. ¡No os las perdáis!

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)