Usted está aquí

La obra de la semana #155

Apóstoles de Áger: Tadeo y Santiago
Lunes, 9 Septiembre, 2019

La #obradelasemana son los Apóstoles de Àger: Tadeo y Santiago ', un fragmento de pintura mural de finales del siglo XI o principios del siglo XII realizado por el círculo del Maestro de Pedret.

Este fragmento de pintura al fresco con las figuras monumentales de dos apóstoles decoraba el ábside central de la canónica de Sant Pere de Àger, un importante monasterio situado al sur del condado de Urgell fundado por Arnau Mir de Tost, un gran jefe militar que reconquistó importantes territorios a los musulmanes de Lleida, entre ellos el valle de Àger.

La iglesia de Sant Pere de Àger, hoy en buena parte arruinada, era un templo monumental formado por dos iglesias de tres naves superpuestas que se construyeron a lo largo del siglo XI y que ponen de manifiesto la gran riqueza del monasterio. El ábside central de la iglesia superior, de forma semicircular y decorado con arcosolios también semicirculares, era la parte más sagrada e importante del conjunto. De aquí procede el fragmento de pintura que presentamos hoy y que es sólo una pequeña parte de la decoración mural que seguramente se extendía por todo el templo.

Este importante fragmento pictórico ha sido vinculado al círculo del Maestro de Pedret, uno de los mejores equipos de artistas que trabajó en Cataluña entre los siglos XI y XII. La fuerte influencia bizantina de las obras de este taller se aprecia muy bien en la construcción de los rostros de los apóstoles, que sigue la técnica de los tres círculos concéntricos del arte bizantino. La corporeidad de las dos figuras, la armonía de la composición o la delicadeza en el modelado de los rostros, con las características carnaciones en la frente, las mejillas y el cuello, acreditan la calidad de la pintura.

Los apóstoles Tadeo y Santiago decoraban el primer arcosolio del ábside central. A la izquierda, sin barba, encontramos a Tadeo y a la derecha, con barba, a Santiago, tal como indican las inscripciones. Estas dos figuras debían formar parte de un apostolado que decoraría todo el semicírculo del ábside, una representación que tenía mucho sentido en las canónicas agustinianas como la de Àger, donde se quería proclamar y reafirmar la independencia de la Iglesia como institución ante el poder laico. El estilo y ubicación de los apóstoles en el edificio tiene muchos puntos en común con las pinturas de Saint-Lizier de Coserans, al otro lado de los Pirineos, que se consideran posteriores y que también se han vinculado al círculo del Maestro de Pedret .

Los apóstoles de Àger son una de las obras románicas de la colección del Museo Nacional que se comentarán en la #VisitadelMes de este fin de semana para los #AmicsMuseuNacional, titulada 'El poder del románico' y donde se hablará de los promotores los grandes conjuntos murales catalanes. No os la perdáis!

Más información sobre la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)