Usted está aquí

Obra de la semana #176

Exposición pública de un cuadro
Lunes, 3 Febrero, 2020

La obra de la semana es Exposición pública de un cuadro (hacia 1888), del pintor Joan Ferrer i Miró (1850-1931).

En la pintura que presentamos esta semana, el artista anecdotista Joan Ferrer i Miró retrata de manera precisa y detallista la gran expectación que genera la exposición de un cuadro al escaparate de una tienda de estampas y pinturas situada en una ciudad del norte de Europa, probablemente en el Reino Unido (el cartel del comercio es en inglés). La escena condensa en una sola imagen el gran cambio que se producirá en el mundo del arte a lo largo del siglo XIX, cuando la demanda de obras de arte de temática principalmente religiosa, que instituciones diversas encargaban directamente a los artistas, deje a un auténtico mercado del arte en que los principales clientes serán los miembros de la emergente clase burguesa. De este modo, el artista moderno no se podrá limitar a esperar los pedidos sino que se tendrá que mover para difundir su obra y buscar clientes, a menudo exponiendo sus creaciones en tiendas especializadas como la del cuadro que, con los años, se convertirán las primeras galerías de arte.

En Barcelona, la transformación del mercado artístico que Ferrer i Miró plasma en la pintura que presentamos se producirá sobre todo a partir de la llamada Fiebre de Oro, un periodo de gran crecimiento económico y especulativo que se inicia en el entorno de 1876 y culmina el 1888 con la celebración de la Exposición Universal, que pondrá Barcelona en el mapa de las grandes urbes europeas. En estos años, la burguesía catalana se enriquecerá rápidamente y querrá decorar los nuevos hogares construidos en el Eixample con obras de arte que reflejen de manera fiel su estatus y su manera de vivir. Es el periodo en que triunfará la pintura realista anecdotista, un género que retrata de manera detallada y preciosista numerosos momentos de la vida cotidiana de la burguesía. Tanto Exposición pública de un cuadro como su autor, un artista nacido en Vilanova i la Geltrú que entró en contacto con la pintura costumbrista a raíz de una estancia como pensionado a Roma, son ejemplos paradigmáticos de este tipo de pintura.

A pesar de que la obra de la semana está ambientada en el norte de Europa y no en Barcelona, sabemos que en alguna ocasión se pudieron ver escenas similares en la capital catalana. La exposición pública de un cuadro que seguramente generó más alboroto fue la presentación de Garrote vil (1894), del pintor modernista Ramon Casas. El hecho que inmortalizara un hecho muy reciente, unido al morbo del tema escogido (una ejecución pública), generó grandes aglomeraciones al escaparate de la Sala Parera, la galería de arte más antigua de Barcelona, nacida el 1840 como tienda especializada en Bellas artes e inaugurada oficialmente como sala de exposiciones en 1877.

La Exposición pública de un cuadro de Joan Ferrer i Miró fue presentada públicamente en 1888 a la Exposición Universal, donde obtuvo la medalla de oro. El gran recibimiento que enseguida tuvo la obra propició que Ferrer i Miró pintara diversas versiones. Esta obra será una de las protagonistas de la Visita del mes de este fin de semana para los Amics del Museo Nacional, titulada 'Cuando el arte nos habla del arte'. 

Más información sobre la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)