Usted está aquí

Obra de la semana #212

Avenida de un parque. Paisaje para una escenografía.
Lunes, 23 Noviembre, 2020

La obra de la semana es 'Avenida de un parque. Paisaje para una esconografia', dibujada por el pintor y escenógrafo Pau Rigalt y Fargas (1778-1845)

El espléndido dibujo de Pau Rigalt que presentamos hoy nos muestra un paisaje imaginario ambientado en un parque urbano elegante y sombrío, de aires neoclásicos. La composición de esta vista ficticia se articula a partir de la avenida que da título a la obra, un paseo que Rigalt ha trazado con una atrevida perspectiva diagonal que otorga profundidad y dinamismo a la escena. En su lado izquierdo, la avenida está flanqueada por una hilera de estatuas de figuras masculinas y femeninas vestidas a la manera clásica, que resigue el paseo hasta el fondo. Por el lado derecho, por el contrario, se intuyen pocos detalles, más allá de un largo banco, una hilera de árboles y una fuente muy evocadora y ornamentada, con el vaso en forma de concha y una cabeza de león como manantial.

A la izquierda de la avenida, detrás de las esculturas y de la valla de arbustos que les hace de fondo, sobresalen los troncos, las ramas y las hojas de la espesa arboleda que llena el parque, un bosque tan apretujado que deja la avenida inmersa en una penumbra intensa, solo truncada por la aguda luz del día que llega del fondo del paseo. Este juego lumínico, que el artista ha resuelto de manera brillante, es justamente uno de los elementos claves del dibujo. No solo porque técnicamente refuerza la perspectiva y el efecto de profundidad del paisaje, sino porque en contraste con la claridad intensa de pleno día que se entrevé fuera del parque, el paseo arbolado queda sumergido en una atmósfera íntima y misteriosa, llena de rincones escondidos de la vista y de la luz. Este contraste y esta ambientación recogida y enigmática es seguramente uno de los efectos que buscaba Rigalt al trazar este dibujo.

Como su título nos indica, esta ilustración tan elaborada es un esbozo para una escenografía teatral, una de las tareas en que se especializó Pau Rigalt, considerado por varios autores como uno de los primeros paisajistas modernos catalanes. Rigalt pertenece a una importante familia de artistas. Hijo del pintor dorador Bru Rigalt, será el padre del importante artista romántico Lluís Rigalt, que le seguirá los pasos como escenógrafo y como pintor de paisajes, campo en que acontecerá, sin duda, uno de los mejores del siglo XIX en Cataluña. Como era habitual en su Barcelona natal del 1800, Pau Rigalt se formó en la escuela de la Llotja, donde fue alumno de Pere Pau Muntanya y de Josep Bernat Flaugier. Rigalt llegará a ser también profesor de esta escuela, cuando el 1825 sustituya a Bonaventura Planella en la cátedra de dibujo, perspectiva y paisaje.

En su trayectoria profesional, Pau Rigalt se dedicará, por un lado, a trabajar para la aristocracia decorando los aposentos de numerosos palacios. De la otra, como hemos dicho, se especializará en las escenografías para teatros. En este ámbito, en 1816 es nombrado director artístico y de escena del Teatro de la Santa Cruz de Barcelona, actual Teatro Principal, para el que realizará numerosas escenografías. Esta tarea profesional ha propiciado que se hayan conservado un gran número de proyectos y esbozos de Rigalt. A pesar de que hay varios donde predominan los elementos arquitectónicos clásicos, contundentes y muy trazados, el rasgo definitorio de las propuestas de escenografía de Rigalt es el gran protagonismo que adopta el paisaje, una singularidad que lo aleja del que era habitual en la época. El peso que tiene este elemento en sus composiciones hace que en muchas acabe siendo el auténtico protagonista de la escena, como podemos apreciar muy bien en 'Avenida de un parque'. A pesar de ser un proyecto o esbozo, el dibujo que presentamos hoy está resuelto de una manera muy elaborada. Rigalt ha trazado con pluma todos los detalles, como las hojas o las esculturas, y después ha añadido las sombras y las gradaciones de tono con la ayuda de la tinta china y la aguatinta. El resultado permite apreciar muy bien la atmósfera que la escena imaginada podría transmitir al escenario si se acababa llevando a cabo.

'Avenida de un parque' será uno de los dibujos protagonistas de la primera conferencia del ciclo que organizan los Amigos del Museo Nacional en las próximas tres semanas, titulado 'Obra no expuesta. Joyas ocultas en los almacenes'. La primera sesión girará, justamente, entorno el dibujo y el grabado. Si queréis conocer algunas de las joyas que se esconden a las reservas del museo y que hace tiempo que no se exponen en público no os podéis perder este ciclo.

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)