Usted está aquí

Obra de la semana #213

En el mercado
Lunes, 30 Noviembre, 2020

La obra de la semana es la escultura 'En el mercado' (1904), modelada por el artista Josep Montserrat y Portezuela (1860-1923).

La obra 'En el mercado' es una de las esculturas más emblemáticas y ambiciosas de Josep Montserrat, un artista que convivió con el Modernisme y el Noucentisme pero que no se quiso vincular con ninguno de estos dos movimientos renovadores, manteniéndose fiel al realismo amable y detallista que había practicado desde los inicios de su trayectoria. En este sentido, la obra que presentamos es un ejemplo paradigmático de su estilo escultórico y de las temáticas populares que inspiraron sus creaciones más personales.

Este grupo escultórico singular nos muestra a una familia campesina de camino hacia el mercado. Los cuatro personajes (el padre, la madre, un hijo y una hija) llevan ropas sencillas y van cargados hasta arriba de todo tipo de aves de corral vivas, que cuelgan cabeza abajo de sus brazos y espalda. Observando el suelo arenoso y las plantas que flanquean el camino, modeladas en la peana que sostiene las figuras, sabemos que la familia todavía está en medio de los campos. Sin embargo, parece que ya les falta poco para llegar al destino. Los niños así lo dejan entrever tanto con sus expresiones, que les llenan los rostros de ilusión, como con los gestos que hacen: la visera con la mano sobre los ojos para ver mejor la lejanía, en el caso del mayor, y la mano derecha levantada con el dedo apuntando hacia el horizonte, en el caso de la pequeña.

De hecho, justamente, uno de los rasgos que destacan de la obra es el buen trabajo hecho por el artista en la expresión de las emociones de cada personaje y el contraste que deja entrever entre los estados de ánimos de los diferentes miembros de la familia. El entusiasmo que transmiten los chicos y la esperanza, más matizada, que se puede percibir en el rostro de la madre no son compartidos por el padre, que es el único de los cuatro que no sonríe. El jefe de familia tiene el rostro serio, quizás porque se siente agotado por el esfuerzo de cargar con las aves o porque está nervioso por la incertidumbre de cómo irá la jornada en el mercado. A pesar de la nota discordante de su ademán poco alegre, la escultura no esconde ningún tipo de crítica social, más bien al contrario. En esta obra, el artista nos muestra la vida sencilla de la gente humilde desde una perspectiva muy plácida, con una clara voluntad de llegar y gustar a todos los públicos.

Proximidad, expresividad y detallismo

'En el mercado' es una obra muy bien resuelta donde encontramos representadas todas las virtudes que se le reconocieron en vida a la escultura de Josep Montserrat: su proximidad a las temáticas populares, la naturalidad y expresividad de los personajes y la calidad y riqueza de los detalles de la escultura. También se destacó el gran dinamismo del grupo escultórico, con todos los personajes avanzando con paso firme hacia delante, en dirección al espectador. Montserrat era consciente que había conseguido una obra muy redonda y por eso la envió a la Exposición Nacional de Bellas artes de Madrid del año 1904, donde obtuvo una primera medalla. Posteriormente, en 1907, la obra participó en la quinta Exposición Internacional de Bellas artes e Industrias Artísticas de Barcelona, donde no ganó ningún premio. Aun así, la escultura tuvo que ser considerada bastante meritoria, puesto que al acabar el certamen fue adquirida por la Junta de Museos.

El hecho que Josep Montserrat se mantuviera al margen de las corrientes artísticas más renovadoras e influyentes del momento explica que la obra de este escultor haya pasado bastante desapercibida tanto por la crítica de la época como por los historiadores del arte que han estudiado la escultura de principios del siglo XX. A pesar de todo, Montserrat tuvo una trayectoria bastante sólida. Después de haberse formado en la escuela de Llotja bajo la maestría de Josep Reynés, trabajó intensamente haciendo proyectos de esculturas para Masriera y Campins, que intervenía en la elaboración de monumentos de todo el mundo. A la vez, el artista hacía obras más personales con las cuales participaba individualmente en los concursos de la época. En el año 1901 obtuvo una plaza de profesor en la escuela Llotja, donde trabajó hasta su muerte.

'En el mercado' será una de las esculturas protagonistas de la segunda sesión del ciclo de conferencias 'Obra no expuesta. Joyas ocultas en los almacenes', donde la historiadora del arte Natàlia Esquinas nos hablará de algunas grandes esculturas que se encuentran en las reservas del Museu Nacional. Todavía estáis a tiempo de inscribiros a este ciclo. ¡No os lo perdáis!

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)