Usted está aquí

La obra de la semana #150

Alfonso II el Liberal
Lunes, 8 Julio, 2019

La obra de la semana es el retrato del rey Alfonso II el Liberal '(1427), de los pintores Gonçal Peris (hacia 1380 a 1451) y Jaume Mateu (1482-52).

Esta tabla formaba parte de una serie de quince retratos de reyes de la Corona de Aragón que decoraban la Sala del Consejo de la antigua Casa de la Ciudad de Valencia. La sala había sufrido un violento incendio en 1423 que había destruido completamente el techo y la decoración. En los años siguientes se rehizo el artesonado y entre 1427 y 1428 se decoró el espacio o el techo con esta galería real. A mediados del siglo XIX, la Casa de la Ciudad de la Valencia medieval y moderna amenazaba ruina y se decidió derribarla y trasladar las dependencias en la sede actual. Los elementos decorativos antiguos fueron desmontados. Así, algunos se reaprovecharon y otros se dispersaron, como es el caso de los retratos reales. De los quince que había originariamente, once han perdido y cuatro se conservan actualmente en el Museo Nacional.

En su ubicación original, los retratos reales iban flanqueados por unas inscripciones que los identificaban, de las que hoy sólo podemos ver e intuir algunas letras. Es a partir de estos fragmentos intentado deducir la identidad de los retratados. Así, aparte de la imagen de Alfonso el Liberal, las otras efigies conservadas serían las de los reyes Jaime I el Conquistador, Pedro III el Ceremonioso y Alfonso IV el Magnánimo. De los cuatro monarcas que hemos conservado, lo que presentamos hoy es seguramente el menos conocido, a pesar de tener ascendentes ilustrísimos: era el primer hijo de Pedro el Grande y el nieto de Jaime el Conquistador. Aún así, el hecho de haber gobernado sólo durante 6 años y haber muerto sin descendencia con sólo 25 años ha hecho que su figura haya quedado eclipsada por su hermano y sucesor, Jaime II.

La imagen atribuida a Alfonso nos muestra un hombre joven con barba bífida y cabellos rubios que no se corresponde, en ningún caso, con las facciones reales del retratado. Por un lado, porque Alfonso había muerto casi 150 años antes de que se le retratara en Valencia. Por otro, porque en los retratos de esta época aún no había la voluntad de reproducir fielmente las facciones del retratado. Lo ejemplifica muy bien la efigie identificada con Alfonso el Magnánimo. Aunque este rey era contemporáneo de los pintores y visitó Valencia justo cuando estaban realizando esta serie, su retrato no se parece nada físicamente.

La serie de retratos reales de la Casa de la Ciudad de Valencia tenía como objetivo homenajear (y también halagar) el linaje que había fundado el reino, y se inspiraba en otros conjuntos similares existentes en otros lugares, como la serie de estatuas de reyes de la corona que decoraba el Palacio Real Mayor de Barcelona, ​​encargada por Pedro IV el año 1345. en cuanto a la autoría del retrato que presentamos, así como del resto de imágenes reales de la misma procedencia, la documentación nos indica que fueron encargados a los pintores Gonçal Peris y Jaume Mateu, los dos principales artífices de la segunda generación del gótico internacional valenciano.

El retrato de Alfonso II el Liberal está cedido temporalmente a la exposición 'Barcelona capital mediterránea' que ha organizado el Museo de Historia de Barcelona hasta el 29 de septiembre. Esta semana los #AmicsMuseuNacional iremos a visitarla.

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas y Payàs (@Tinet2puntzero)