Usted está aquí

La obra de la semana #153

Borracho alegre
Lunes, 29 Julio, 2019

La obra de la semana es 'Borracho alegre' (1911), del pintor Antoni Fabrés (1854 hasta 1938).

El pintor Antoni Fabrés siempre mostró un gran interés por los personajes populares y marginales, que aparecen de manera constante y recurrente en sus obras. La atención hacia estos temas se acentúa a partir de finales del siglo XX, momento en que el artista hace un giro hacia asuntos más acuciantes, como la pobreza o la locura, que le servirán para criticar las grandes diferencias sociales existentes en la época, tanto en Barcelona como en Roma, París o Ciudad de México, las ciudades donde residió.

La obra que presentamos hoy, 'Borracho alegre', es un ejemplo paradigmático de esta pintura social practicada por Fabrés. Como su título indica, el pintor ha retratado un hombre en estado de embriaguez en medio de una calle de Roma, la ciudad donde vivía cuando pintó el cuadro en 1911. Tanto la postura extravagante del personaje como la expresión del rostro, con los ojos medio cerrados y una gran carcajada, ponen claramente en evidencia los efectos del alcohol. Fabrés, sin embargo, no censura la adicción del personaje ni su vida marginal y el retrato de manera exquisita, inmortalizando -con la misma dignidad y delicadeza que los clientes más distinguidos. De entrada, el artista ha pintado el borracho de cuerpo entero y en un tamaño muy cercana al natural, lo que da una gran presencia en el personaje. Por otra parte, Fabrés ha representado las facciones, el cuerpo y las ropas del borracho de manera realista y con un gran detallismo, siguiendo su estilo naturalista tan genuino pero totalmente alejado de las tendencias del arte catalán y europeo del momento. Uno de los últimos aspectos que llama la atención del cuadro es la luz cálida e intensa que la ilumina, una claridad que contrasta con el tono más oscuro de otros cuadros de temática social pintados por Fabrés, como 'La loca', también propiedad del Museo Nacional.

Estos y otros cuadros de crítica social de Antoni Fabrés, una de las múltiples fascetes de un artista inclasificable que disfrutó de un gran éxito en vida pero luego fue olvidado injustamente, se pueden ver en la exposición monográfica que le ha dedicado el Museo Nacional y que estará abierta hasta el próximo 29 de septiembre.

Aprovechad el tiempo libre del verano para disfrutarla y no os la perdáis!

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas y Payàs (@Tinet2puntzero)