Usted está aquí

Obra de la semana #185

Arqueta: Resurrección
Jueves, 9 Abril, 2020

La obra de la semana es 'Arqueta: Resurrección', una pieza anónima de orfebrería románica realizada en Limoges hacia 1220.

Los relicarios en forma de arqueta rectangular con una tapa a doble vertiente son uno de los objetos litúrgicos y artísticos más interesantes de la orfebrería románica. Estas cajas empezaron a aparecer a partir del siglo XI, cuando el crecimiento extraordinario del culto a los santos propició que las reliquias, que hasta entonces se conservaban en cavidades debajo o dentro del altar, pasaran a ser exhibidas a la vista y veneración de todos los fieles que asistían a misa. El hecho de que contuvieran un bien tan preciado, los restos de santos y mártires que eran imprescindibles para la consagración del altar y la celebración del culto cristiano, explica que buena parte de las que hemos conservado sean objetos suntuarios con una decoración artística muy rica y de gran calidad.

La arqueta de la Resurrección es una de las ocho piezas de esta tipología que se conservan en el Museu Nacional. En todos los casos se trata de relicarios de orfebrería realizados en Limoges durante el siglo XIII, donde el alma de madera se combina con una decoración exterior a partir de planchas de cobre cinceladas y doradas con aplicaciones de esmalte alveolado, también dicho 'champlevé'. En su parte frontal, la que quedaba a la vista de los fieles, las arquetas están decoradas con figuras o escenas religiosas. La que presentamos esta semana, como su título nos indica, tiene una de estas escenas dedicadas a la Resurrección de Cristo, el acontecimiento capital de la religión cristiana que se conmemora en su fiesta más importante, la Pascua. Este hecho fundamental está representado en la tapa de la arqueta, donde vemos la escena del 'Flete me tangere', es decir, la aparición de Jesús resucitado a Maria Magdalena antes de ir a reencontrarse con los apóstoles.

Jesucristo y Maria Magdalena se disponen en el centro de la escena, donde el resucitado hace un gesto elocuente a la santa para que no lo toque ('Flete me tangere' en latín). Estos dos personajes están flanqueados, a la derecha, por un ángel del señor que sostiene una corona, mientras que en la izquierda vemos a las dos mujeres que acompañaban a Maria Magdalena hasta el sepulcro de Cristo. en la parte frontal de la caja de la arqueta, justo debajo la Resurrección, se ha representado una escena difícil de identificar que podría ser la coronación de un santo mártir. La decoración figurada de la arqueta se completa con dos imágenes de santos que embellecen los dos lados laterales. En la parte posterior encontramos una decoración más sencilla de carácter ornamental, porque era el lado que quedaba siempre escondido a los fieles.

La decoración de la arqueta de la Resurrección es muy vistosa y combina el brillo dorado de las figuras de los personajes sagrados con los intensos tonos azulados de los esmaltes, que como es habitual en las obras lemosinas más tardías se destinan principalmente a decorar los fondos de las escenas. Los elementos esmaltados de formas circulares también son un rasgo característico de los talleres de Limoges. Para embellecer y monumentalitzar las figuras santas, en la decoración de la arqueta se han incorporado las cabezas en volumen de los diferentes personajes, hechas con la técnica de la fundición. En el conjunto del relicario también destaca el vistoso coronamiento de la crestería, que incorpora pináculos de fundición y cabujones de vidrio.

Las arquetas de cobre con decoración esmaltada son uno de los productos estrella de los talleres de orfebrería de la ciudad de Limoges, en el centro del actual Francia, uno de los primeros grandes centros de producción de obras de arte de manera seriada de la Europa Occidental. El éxito comercial extraordinario de los objetos artísticos surgidos de los obradores de esta ciudad, que combinaban una gran belleza estética con unos precios muy asequibles, explica la gran difusión que tuvieron en todo Europa, también en Cataluña.


Más información sobre la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)