Usted está aquí

Obra de la semana #193

Puerta vidriera de cuatro batientes
Lunes, 8 Junio, 2020

La obra de la semana es 'Puerta vidriera de cuatro batientes' (hacia 1900), obra de Frederic Vidal i Puig (1882-1950). Con esta obra os queremos dar la bienvenida a las salas del Museu Nacional, que se reabre al público este miércoles. 

Esta puerta cristalera creada por Frederic Vidal es uno de los muebles más bellos y exuberantes de la colección del museo. Es también uno de los ejemplos más interesantes del uso de la técnica del cloisonné, un tipo de decoración en vidrio de elaboración bastante compleja pero que ofrece unos resultados muy vistosos, elegantes y delicados. La puerta proviene de la torre Bertrand, un palacete actualmente desaparecido que se encontraba situado en el paseo de la Bonanova de Barcelona, la calle que une los núcleos urbanos antiguos de Sarrià y Sant Gervasi, vía que a finales del siglo XIX y principios del siglo XX se llenó de casas acomodadas. La familia de Eusebi Betrand y Serra era muy aficionada al mobiliario decorado con vitral cloisonné, ya que buena parte de las obras del fondo del museo que utilizan esta técnica fueron donadas por su familia, constituyendo una de las colecciones más importantes de esta técnica en todo el mundo.

La puerta cristalera de la torre Bertrand, formada por cuatro partes totalmente abatibles, tiene una estructura de madera de una gran simplicidad, que cede todo el espacio y el protagonismo a las grandes cristaleras realizadas con cloisonné. Esta técnica empezó a ser utilizada a Europa en el entorno del 1900 por la sociedad inglesa The Cloisonné Glass Company, impulsada por los industriales Pfister y Barthels. Frederic Vidal tuvo la ocasión de conocerla a raíz de la estancia que hizo en Londres para estudiar las novedades de las Arts and Crafts, donde había sido enviado por su padre, el reconocido decorador de interiores Francesc Vidal y Jevellí. Frederic Vidal aprendió la técnica en Londres y la importó a Cataluña cuando volvió.

La técnica del cloisonné toma el nombre de una aplicación propia del esmalte, en la cual se inspira. Consiste en coger como base una superficie de vidrio transparente y hacer encima un dibujo con hilos de latón. En el caso de la puerta que nos ocupa, estos perfiles sirven para definir los límites de las flores y hojas que decoran los diferentes batientes. Una vez trazado el diseño de la decoración con estos hilos dorados, las cavidades que se habían creado entre perfil y perfil de latón se llenaban con pequeños granitos de vidrio del color que correspondía en cada caso. En la puerta de la torre Bertrand se usan múltiples colores para las flores, de diferentes tonalidades de verde para las hojas, y blancas para los espacios intermedios donde no hay elementos florales. Una vez se habían llenado totalmente los espacios con granitos muy apretujados, el diseño se completaba y cerraba fijando encima otra lámina de vidrio transparente de las mismas medidas y características de la que había servido de base para el diseño. Así se obtenía una vidriera hecha a partir de perfiles de latón y granitos coloreados de vidrio. Como se puede deducir, el proceso era lento y laborioso, especialmente si, como es el caso de la puerta de la torre Bertrand, se utilizaban bolitas de tonalidades diferentes para dar más realismo al dibujo diseñado. Cómo se puede ver, los resultados eran espectaculares, y la delicadeza y el detallismo de los acabados, insuperable.

Tanto en Barcelona como en todo Europa, el cloisonné fue una técnica utilizada durante muy pocos años, básicamente durante la primera década del siglo XX, de forma que se trata de un tipo de decoración minoritario y poco habitual. En Cataluña, este procedimiento fue utilizado prácticamente en exclusiva por Frederic Vidal para proveer el negocio de su familia, los Talleres Vidal. Aparte de las puertas, Vidal usó esta técnica en otras muchas tipologías de mobiliario que incluían decoración en vidrio, como por ejemplo biombos, luces, mesas, cajas de reloj o jardineras.

Más información de la obra, aquí.​

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)