Usted está aquí

Obra de la semana #194

Retrato de Miquel Mai
Lunes, 15 Junio, 2020

La obra de la semana es 'Retrato de Miquel Mai' (entre 1529 y 1532), atribuida al escultor florentino Niccolò Tribolo (1500-1550).

Miquel Mai, nacido en Tremp a finales del siglo XV, fue un diplomático catalán de larga y fructífera carrera. Formado como doctor en derecho, ejerció en varias ocasiones como abogado, como cuando defendió Catalina de Aragón, hija de los Reyes Católicos, ante la petición de divorcio de su marido, el famoso rey Enrique VIII de Inglaterra. Aun así, como hijo y nieto de regentes de la cancillería, su trayectoria estuvo ligada casi siempre a la diplomacia cortesana. Su carrera como hombre de corte se inició como regente de la Cancillería de Cerdeña y, posteriormente, como regente del Consejo de Aragón. En 1528 fue nombrado embajador a Roma ante la Santa Sede, seguramente el cargo más influyente que obtuvo en vida. En una Ciudad Eterna todavía traumatizada por el saqueo que el año anterior le habían infligido las tropas de Carlos I, Miquel Mai tuvo que encargarse de gestiones de gran relevancia, como la solemne coronación del rey Carlos como emperador del Sacro Imperio Romano germánico por parte del papa Clemente VII. En el año 1533 Mai volvió a Cataluña después de ser ascendido a vicecanciller de la Corona de Aragón, cargo que ocupó hasta su muerte.

Más allá de su trayectoria como político y diplomático, Miquel Mai fue un erudito y un humanista totalmente fascinado por la cultura y el arte del Renacimiento italiano. Durante su estancia en Roma, aprovechó para adquirir una extensa biblioteca y una colección de 21 relieves renacentistas de mármol inspirados en la escultura clásica. Cuando volvió a Barcelona, Mai instaló la biblioteca y las obras de arte en su casa, un palacio de la plaza de la Cucurulla que fue derribado en el siglo XIX. La colección de relieves, afortunadamente, pudo salvarse y hoy la mayoría se conservan en el Museu Nacional.

Entre los relieves adquiridos en Roma por Miquel Mai, encontramos este retrato del diplomático donde aparece vestido con ropas clásicas. Fascinado por los mármoles antiguos donde aparecían representados los emperadores romanos, Mai se hizo retratar al menos en dos ocasiones mientras estaba en Roma representado de perfil con su vera efigie y con los atributos propios de un César. Una de ellas fue en una medalla conservada actualmente en el Museo Británico y la otra en este relieve, donde aparece con una túnica ligada con una fíbula, barba y pelo despeinado "a la romana" y una corona de laurel rodeando la cabeza del diplomático, imitando sin manías los grandes dignatarios de la antigüedad. Esta magnífica pieza escultórica, tallada con el blanquísimo mármol de Carrara, ha sido atribuida al escultor florentino Niccolò Tribolo, conocido también por su tarea como arquitecto de jardines.

El retrato de Miquel Mai es una de las obras de la colección del museo que podéis encontrar explicadas y agrupadas temáticamente en la aplicación Second Canvas del Museu Nacional, disponible en Android y Apple. ¡Si os la descargais podréis descubrir una espléndida selección de las mejores obras del museo!

Más información de la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)