Usted está aquí

Obra de la semana #200

Màscara d'Enric Granados
Lunes, 27 Julio, 2020

La obra de la semana es 'Máscara de Enric Granados' (hacia 1910), del escultor Ismael Smith i Marí (1886-1972).

La máscara del compositor y pianista Enric Granados, que nació un día como hoy de 1867, es una de las piezas más curiosas surgidas del talento creativo del escultor Ismael Smith, uno de los artistas catalanes más originales e inclasificables del siglo XX. Como su nombre nos indica, esta obra no es propiamente una escultura, sino el vaciado con yeso del rostro del célebre compositor para obtener una copia fiel de su efigie. Los retratos obtenidos a través de esta técnica tienen el origen en el mundo antiguo y fueron muy habituales en el arte moderno, pero normalmente se hacían cuando la persona de quien se quería recordar la efigie acababa de morir. Eran las llamadas máscaras mortuorias, que a partir del molde de yeso obtenido se acostumbraban a trasladar a otros materiales como cera, resinas o bronce. En este caso, Granados accedió a hacerse una máscara todavía en vida, no sabemos si a iniciativa de Smith. La pieza se ha datado en el entorno de 1910, dos años después de que Ismael Smith hiciera una pequeña escultura de Granados tocando el piano y unos seis años antes de que el compositor muriera de manera accidental en un naufragio en el Canal de la Mancha. El cuerpo del músico y su mujer no fueron nunca recuperados del fondo del mar. La máscara, por lo tanto, fue hecha en vida, a pesar de que por su formato se había creído inicialmente que era mortuoria.

La máscara nos muestra el rostro de Enric Granados de frente hasta el mentón. La efigie del compositor, con unas facciones todavía jóvenes como corresponde a alguien que tenía poco más de cuarenta años, tiene los ojos cerrados y destaca por el característico bigote, largo y espeso con los extremos acabados en punta, tal como él acostumbraba a llevarlo y tal como aparece destacado en todos sus retratos. La máscara está hecha de yeso y muestra restos de policromía. Smith hizo varias versiones que también se han conservado. En el Museo de la Música se encuentra una de ellas, que perteneció a la familia del compositor. En esta otra copia, la máscara de yeso presenta una pátina que le da acabado que recuerda las piezas fundidas en bronce y está adherida sobre un pie de mármol.

Ismael Smith y Enric Granados se conocieron en Cerdanyola del Vallès, donde a principios del siglo XX se formó una activa colonia de veraneantes acomodados procedentes de Barcelona, que hicieron construir un gran número de casas señoriales de segunda residencia. El artista y el compositor establecieron una sólida amistad que duró hasta la muerte de Granados en 1916. Smith, de hecho, fue de las últimas personas que lo vio con vida, puesto que coincidieron en Londres cuando el compositor y su mujer hicieron estancia justo antes de coger el ferry. La muerte del amigo en unas circunstancias tan trágicas trastornó mucho Ismael Smith, que en los meses siguientes le dedicaría muchos ex libris y varias esculturas, inspiradas seguramente en la máscara que presentamos hoy. Smith también elaboró varios proyectos para el monumento que los amigos de veraneo de Cerdanyola querían erigir para recordar el compositor, unos esbozos que también se conservan en el Museo Nacional y que podéis consultar en las colecciones en linea. Este monumento, como la mayoría de los que diseñó Smith, no se acabó materializando.

Más información sobre la obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)