Usted está aquí

Obra de la semana #204

Felip IV, Filippo o ducatón de Milán
Lunes, 28 Septiembre, 2020

La obra de la semana es el 'ducatón de Milán' de Felipe IV de Castilla, acuñado en la capital de la Lombardia en 1657.

El Felipe o 'Filippo' es una moneda grande de plata de peso ligeramente inferior al ducatón acuñada en Milán por los reies castellanos de la Casa de Áustria durante los años en los que el Milanesado o Ducado de Milán estuvo bajo el dominio de la monarquia hispánica. Concretamente, el nombre Filippo se adoptó durante el reinado de Felipe IV de Castilla, el año 1657, y se mantuvo hasta el 1665, cuando se le modificó por el de 'Carlo' en honor al nuevo monarca y último rey de la Casa de Áustria, Carlos II. Lo que se mantuvo inalterable fueron las notables dimensiones de la moneda (hace 43 milímetros de diámetro y pesa unos 28 gramos) y su valor de cinco liras y seis sueldos.

El Filippo que presentamos hoy lleva la fecha del primer troquelado de 1657 y nos muestra, en el anverso, un excelente retrato del rey Felipe IV, presentado en la leyenda del borde de la pieza como PHILIPPUS IIII REX HISPANIARVM. El monarca está inmortalizado de perfil en una efigie de la cual destaca una nariz poderosa, un largo bigote y el característico mentón prominente de los Austrias. Felipe IV aparece sin corona pero va elegantemente vestido con una coraza decorada sobre el hombro con una cabeza de león, un manto ligado a las espaldas y una sencilla goleta con el cuello plegado que contrasta con las exageradas gorgueras con que aparecen a menudo retratados sus antepasados. Sobre el pecho se distingue un collar con una piel de carnero colgante, insignia inequívoca de la orden del Toisón de Oro.

En el dorso del Filippo se ha representado, no sin dificultad, el escudo con las armas completas del monarca hispánico. En las diferentes partes en las que se compone este escudo vemos reproducidos los emblemas heráldicos de los principales territorios que se encontraban bajo el dominio de la Casa de Austria. ¿Cuáles son estos dominios? En la mitad superior del escudo encontramos las armas pertenecientes a los grandes reinos de la península Ibérica que había heredado Felipe IV: Castilla, Aragón y Portugal. El escudo de Castilla, con el castillo de Castilla y el león del reino de León, ocupa la sección superior izquierda. A su derecha vemos las cuatro barras de la Corona de Aragón y el escudo del reino de Sicilia, vinculado a esta corona, donde se combinan en aspa los cuatro palos de la Senyera Real con las águilas de los Hohenstaufen. Entre los escudos de Castilla y Aragón vemos un escudo pequeño con las armas de Portugal, casi indescifrables, formadas por cinco escudetes azules en forma de cruz sobre un fondo blanco o de plata, con un contorno rojo o de gules con castillos de oro.

En la mitad inferior del escudo real del reverso del Filippo encontramos los territorios que la Casa de Austria heredó de la rama paterna del emperador Carlos V. Las armas están repartidas en cuatro partes. En la superior izquierda vemos el escudo de Austria: una faja blanca o de plata sobre un fondo rojo o de gules. A su lado vemos las armas modernas de Borgoña: un sembrado con flores de lis de oro sobre un fondo azul con una bordura componada que alterna el rojo o gules con el blanco o plata. En el lado inferior izquierdo encontramos las armas antiguas de Borgoña: un bandado de oro y azur (amarillo y azul) con una bordura roja o de gules. A su lado encontramos, perfectamente representado, el león de oro sobre un fondo negro o de sable que representa el escudo del ducado de Brabante, uno de los territorios de los Países Bajos bajo el dominio de la Monarquía Hispánica. Entre las dos partes inferiores encontramos un escusón parecido al de las armas de Portugal donde hay representados, de manera casi imperceptible, los escudos de dos otros territorios bajo la autoridad de los Austrias: a la izquierda, el condado de Flandes, con su león negro o de sable sobre fondo amarillo o de oro. A la derecha, el condado del Tirol, con una águila roja o de gules sobre fondo blanco o de plata.

El escudo de Felipe IV representado al dorso de esta moneda acuñada en Milán todavía incorpora otra pieza heráldica que lo singulariza y que no encontramos habitualmente en las representaciones de los escudos de la Casa de Austria que se pueden ver en la península Ibérica. En el centro del escudo, resaltando sobre todos los otros elementos, encontramos un escusón cuadripartito con dos emblemas heráldicos. En la primera parte y en la cuarta vemos una águila negra o de sable sobre un fondo amarillo o de oro. En la segunda y la tercera, se ha representado un 'briscione' de azur, una serpiente azul, que se traga a un hombre, sobre un fondo blanco o de plata. Este escudo cuadripartito son las armas del ducado de Milán y hacen referencia a las dos grandes familias que habían gobernado el Milanesado antes de ser ocupado primero por Francia y después por la monarquía hispánica. La serpiente azul tragando un hombre son las armas de los Visconti, los primeros señores de Milán, que se emparentaron después con los Sforza, que tenían como emblema el águila negra. Resaltando las armas del Milanesado por encima del resto del escudo se quiere destacar que Felipe IV acuña la moneda porque es la máxima autoridad del ducado. Esta autoridad es remarcada también por la leyenda en latín del contorno de la moneda, donde encontramos escrito MEDIOLANI DUX TE C, es decir, identifica a Felipe IV como duque de Milán.

El Filippo de Milán de Felipe IV es la moneda escogida como imagen del curso 'El metal de la moneda. Fabricación, conservación-restauración y análisis metalográfico', que se hará los próximos tres miércoles en el Museu Nacional (30 de septiembre, 7 de octubre y 14 de octubre).

Més informació de l'obra, aquí.

Martí Casas i Payàs (@Tinet2puntzero)